En El Peñascal, los meseros se convirtieron en repartidores para brindar alimento a los cobaneros

El Peñascal, un emprendimiento cobanero que sobrevive a la crisis de la pandemia, resurgió gracias al entusiasmo de sus colaboradores para seguir compartiendo platillos de gastronomía guatemalteca en Alta Verapaz.

En medio de la crisis

El COVID-19 cerró las puertas de cientos de negocios y crearon una crisis económica para miles de personas en toda Guatemala.

Las restricciones iniciales del Gobierno de Guatemala obligaron a que empresas dedicadas a la cocina tuvieran que alejarse de sus clientes y conformarse con el sistema de servicio a domicilio.

El Peñascal y los retos de implementar un nuevo servicio

Sin embargo, para muchos fue un reto implementar este servicio de la noche a la mañana tras la repentina nueva normalidad y nuevas prohibiciones que llegaron con los primeros contagios de COVID-19 que aparecieron en el país.

Entre ellos, el restaurante El Peñascal, ubicado en la zona 1 de Cobán, Alta Verapaz, fue parte de los negocios afectados por el cierre del país y tuvieron que afrontar distintos retos para poder subsistir durante la época del coronavirus.

Arely Martínez, encargada del restaurante que lleva más de 22 años sirviendo platillos inspirados en la gastronomía guatemalteca y cobanera, recuerda las adversidades que tuvieron que vivir como negocio durante el 2020.

“Cuando se anunció el cierre total del país, realmente nos agarró por sorpresa. Fue prácticamente de un día para otro y enseguida comenzó la incertidumbre respecto a qué haríamos para mantener el negocio y qué sucedería con todos nuestros colaboradores” afirmó Martínez.

Foto: El Peñascal
Foto: El Peñascal

Las ganas de salir adelante ayudaron a salir a flote en los últimos meses

La pandemia también puso en pausa una ampliación que se estaba comenzando a realizar en el restaurante y provocó que todas las mesas, de repente, estuvieran vacías. Las estufas debían apagarse y solo quedaba idear cómo acomodarse a las reglamentaciones emitidas por la presidencia del país.

Sin embargo, las ganas de luchar por parte del equipo de El Peñascal lograron sacar adelante al negocio durante los primeros meses de cuarentena.

“Hablamos como equipo y me sorprendí del entusiasmo que había por seguir trabajando y no dejar que la pandemia nos detuviera. No habrían meseros, pero la mayoría de los colaboradores se las arregló para utilizar sus propios vehículos y motocicletas para convertirse en repartidores. Antes, el trabajo era conocer el menú y el lugar de las mesas dando un excelente servicio, pero con el COVID-19, se encargaron de conocer la ciudad y así continuar con su trabajo” asimiló Arely.

Hoy los Cobaneros pueden disfrutar en sus hogares el sabor Guatemalteco de El Peñascal

Así, los colaboradores de El Peñascal llevaban el sabor guatemalteco a la puerta de los hogares de los cobaneros.

“Queríamos dar también algo a aquellos que no podían quedarse en casa como nos sucedía a nosotros. Era común ver a muchísima gente que pasaba frente al restaurante camino a seguir trabajando a pesar del virus. Decidimos varias veces ofrecer comida o café para que ellos pudieran comenzar su día con una sonrisa” expresó Martínez.

El Peñascal

 

Leave a Reply