La reactivación de la oficina correos a nivel nacional supuso importantes retos, pero también grandes oportunidades tanto para una sociedad urgida de enviar y recibir misivas a la vieja usanza, como para aquellos cuyo oficio parecía extinto.

La Dirección de Correos y Telégrafos, dependencia del Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda, requirió de los servicios de los carteros, esos mensajeros de las buenas noticias, que estuvieron varios años de la escena nacional.

Foto: Correos de Guatemala

Uno de estos carteros es Juan Sisay, el mensajero de las aguas en el departamento de Sololá. Cada día atraviesa el lago de Atitlán para realizar diferentes entregas. De hecho, marzo último él fue el portador de las mejores noticias para las comunidades alrededor del lago, pues gracias a su labor se enteraron que tras años de ausencia, por la oficina de correos, había vuelto a funcionar.

Desde entonces, sea de día o de noche, llueva o haya un solo sofocante, Juan Sisay, el cartero de las aguas, recorre en lancha decenas de kilómetros para cumplir con su función: llevar a las comunidades las esperadas cartas.

Su esfuerzo y dedicación motivó elogios por parte de Jenny Castellanos, la portavoz de la Dirección General de Correos y Telégrafos quien dijo que Juan es una persona que “demuestra mucha entrega y servicio”.

Leave a Reply