Las mujeres representan el 14.8 por ciento de los colaboradores de Progreso en Guatemala, Panamá, Belice y Colombia. De las 475 colaboradoras, el 39 por ciento ocupaba cargos de responsabilidad (jefaturas, gerencias y ejecutivos) en 2020, en un ambiente de igualdad y meritocracia.

En 2020 Progreso mantuvo una política de inclusión, igualdad y meritocracia para todos sus colaboradores. Un total de 3 mil 211 personas, forman parte de la fuerza laboral de la corporación en cuatro países. Este número representa un aumento del 1.3 por ciento respecto al año anterior.

La meritocracia es considerada como la base para el desarrollo de la carrera profesional de todos los colaboradores pues, se presta especial cuidado para garantizar transparencia e igualdad de oportunidades durante los procesos de selección y promoción interna, así como a valorar la diversidad en los equipos. Además, el respeto a la dignidad de la persona ocupa un primer lugar en los criterios de liderazgo.

Asegurar la igualdad de oportunidades, es uno de los principales pilares de los procesos de selección y esto incluye el rechazo a todo tipo de discriminación en las relaciones laborales, industriales o comerciales. La empresa ofrece igualdad de oportunidades a todos los grupos de interés (accionistas, socios, colaboradores, proveedores, gobierno, comunidades, clientes y usuarios) sin distinción por sexo, religión, edad, discapacidad, opinión o afiliación política, origen social o étnico.

Inspira, un programa para las mujeres Progreso

Desarrollar un programa que fortalezca las habilidades de las mujeres Progreso en los diferentes roles que desempeñan es el principal objetivo del programa “Inspira”; otra de las ideas disruptivas que se han generado en los diálogos que se establecen entre colaboradores y autoridades de la empresa.

Encontrar un equilibrio entre la vida laboral, familiar, social, la maternidad y el descanso y formar habilidades de liderazgo son solo algunos de los aspectos que el programa buscar cumplir entre las colaboradoras de las distintas empresas de Progreso.

El programa “Inspira”, ofrece la oportunidad de formarse en autoconocimiento, manejo de emociones, cuidado personal (nutrición, salud femenina), balance vida–trabajo, manejo de situaciones familiares (niños, enfermedades, pareja, etc.), combinando con todo ello con procesos de formación que incluyen mentorías, coaching, formación en liderazgo, webinars, foros, y networking.

Igualdad y desarrollo del talento

Además de las prestaciones de ley, Progreso ofrece salarios atractivos, formación profesional, seguro médico privado y un ambiente agradable, seguro y respetuoso de trabajo. En el caso de las colaboradoras, garantizan el 100% de la reincorporación de la madre a su puesto de trabajo después del período postnatal.

Aunque la tasa de rotación media de personal varía según la edad y el género, la rotación de las mujeres (3% en 2020) es significativamente menor a la de los hombres (13.4%) en nuestras operaciones en Guatemala (6.82% en promedio). En Panamá, la tasa media de rotación del total de colaboradores fue del 2%.

Por todo ello,  Progreso valora en igualdad y meritocracia a las mujeres y se consolida como uno de los mejores lugares para trabajar en la región.

Foto archivo 2019

RECUADRO

Ambiente laboral

El liderazgo positivo, la construcción de relaciones de calidad y una operación con prácticas sostenibles en el tiempo, son algunas de las claves en Progreso para fortalecer el ambiente laboral. Como resultado de estas acciones, las empresas de Progreso fueron reconocidas por Great Place to Work (GPTW en Centroamérica).

El dato

En 2020, el salario promedio de nuestras colaboradoras era 15% superior al salario mínimo legal.

Leave a Reply