Guatemala, al igual que otros países de la región, intentan redoblar esfuerzos para acelerar el proceso de inmunización contra el Covid-19. El país ha vacunado, con al menos una dosis, a poco más del 20 por ciento de las personas mayores de 18 años, según información reportada por la organización Laboratorio de Datos GT.

En ese contexto los agentes sanitarios privados podrían ser un socio clave en la administración de las vacunas de forma masiva y eficiente. Según una publicación de Data Export, que recoge información del Banco Mundial, la preparación para este despliegue en la región se ve cuesta arriba.

El Banco Mundial estableció una puntuación de 0 a 1 para establecer el avance de la incorporación de los agentes sanitarios privados, los países de la región puntuaron entre 0.06 (Haiti) y 0.76 (Colombia).

De acuerdo a la publicación de Data Export, inmunizar mediante agentes privados requiere de infraestructura, alcance y de personal capacitado y el informe del Banco Mundial demuestra que solo el 30 por ciento de los países ha desarrollado procesos para capacitar al personal que se necesitaría.

La incorporación de los agentes privados requiere de proveedores de salud y de otros aliados como las farmacias, centros de atención y clínicas móviles, entre otros.

En Colombia agentes privados, financiados por el Banco Interamericano de Desarrollo, como Famalisto ha iniciado despliegues para vacunar a las personas. Actualmente se negocian con otras entidades promotoras al servicio al sistema público colombiano.

En Guatemala aún no se vislumbra este escenario, por lo que mientras esto se discuta con seriedad, el país seguirá a un ritmo pausado, mientras nuevas variantes de la enfermedad se esparcen.

Foto: Pixabay

Leave a Reply