A finales de 2019 se escuchó por primera vez acerca del “nuevo coronavirus”, después bautizado como Covid-19. En ese momento, un virus microscópico tenía que viajar más de 14 mil kilómetros y atravesar todo un océano para instalarse en Guatemala.

Las probabilidades de que ese virus nos pusiera de rodillas parecían remotas. Ni el más lúgubre de los escenarios nos hacía pensar en hospitales saturados, miles de muertos y casi 400 mil personas infectadas. Pero el Covid-19 encontró la forma de arribar al suelo nacional y se propagó de forma acelerada.

Ante ello el Gobierno de Guatemala adoptó medidas que propiciaron el teletrabajo y miles de personas migraron sus oficinas a las salas, cuartos, estudios e incluso a jardines de sus hogares.

Esto supuso grandes retos para las empresas que debieron improvisar en el camino y proveer a sus colaboradores de las herramientas para trabajar en casa, tal cual estuvieran en la oficina.

¿Es seguro el teletrabajo?

Pero ¿Qué pasa con la ciberseguridad? Está claro que trabajar desde casa en pleno repunte de los casos positivos y ante la presencia de una nueva y más contagiosa variante nos protege de un contagio, pero, qué hay con todo ese mundo de información sensible que se transmite telemáticamente.

De acuerdo con una publicación de Microsoft, elaborada por Vasu Jakkal, vicepresidente corporativo de seguridad, cumplimiento e identidad de esa compañía, el paisaje de la ciberseguridad “ha cambiado de manera fundamental”.

De acuerdo con su publicación los hackers (piratas cibernéticos) lanzan en promedio 50 millones de ataques de contraseña al día. Es decir, intentan con obstinación robar su identidad y acceder a su información.

Además, los ataques de firmware (a los equipos y al software) se han elevado. El experto ha identificado a más de 40 atacantes en Estados Unidos y más de 140 grupos delictivos en 20 países.

De acuerdo con el artículo se prevé un incremento del 300 por ciento en los empleados que trabajan de forma remota. Según el Índice de Tendencias Laborales de Microsoft, el 46 por ciento de las personas planean cambiar a estos modelos.

Ante un escenario de trabajo telemático e híbrido, el experto recomienda:

  • Mantener los dispositivos en bueno estado y administrados. Es decir que todos los equipos con acceso a recursos corporativos deben administrarse para que sean seguros y protegidos contra prácticas de phishing (robo de identidad) y de sitios maliciosos.
  • La seguridad es trabajo de todos. Para ello se debe ofrecer capacitaciones de ciberseguridad a los colaboradores.
  • Asegurar las oficinas en casa. Se debe ofrecer recursos y pautas para los empleados que trabajarán de forma remota, ya sea a tiempo parcial o completo.
  • Confianza cero. Los colaboradores deben estar alertas y desconfiar de mensajes, correos, pues puede tratarse de ataques cibernéticos.
  • Invertir en seguridad más sólida en la nube. Las empresas deben asumir una postura firme respecto a invertir en seguridad en la nube con empresas responsables, serias y con experiencia.

Foto: Pixabay

Leave a Reply