Foto: MCD

El Ministerio de Cultura y Deportes (MCD) inició las investigaciones y exploración dentro del área del Parque Arqueológico Tayasal. Este se encuentra en San Miguel, una aldea del municipio de Flores Petén.

Las autoridades de Cultura habían anunciado hace unas semanas el proyecto para poder construir un nuevo parque arqueológico y, con estos avances, se iniciaría la primera etapa. “La primera fase de trabajos en el Parque Arqueológico Tayasal contempla una ejecución presupuestaria de Q10 millones, fondos destinados a la contratación del recurso humano administrativo, técnico y operativo, estudios e investigación arqueológica, compra del equipo adecuado para los procesos de restauración, implementación del sistema de seguridad, creación de caminamientos, senderos y habilitación de servicios básicos”, explicó el ministerio.

Dentro del trabajo de investigación, la Municipalidad de Flores y el MCD aclararon que los hallazgos de bienes culturales que surjan de estos trabajos de exploración e investigación se exhibirán en el nuevo Museo Isla de Flores, que se desarrollará en el Castillo de Arismendi.

El proyecto está encabezado por los arqueólogos Leonel Ziesse, Suarlin Córdova y Vilma Fialko Coxeman. Además, se están destinando hasta Q10 millones para poder arrancar con el proyecto durante este año. Por otro lado, también se destacó la modernización de los sitios arqueológicos que traerá Tayasal, debido a que será el primero que permitirá una accesibilidad total habilitados para personas con discapacidad.

Tayasal es un sitio que cuenta con vestigios del período Preclásico Medio y Postclásico Tardío Maya. El complejo cuenta incluso con restos debajo de la Isla de Flores. Tayasal se ubica a tan solo 75 kilómetros del Parque Nacional de Tikal. Tiene una extensión total de seis kilómetros y perteneció al reino Itzá.

Foto: MCD

En el lugar existían diferentes complejos arquitectónicos como plazas monumentales, templos piramidales, palacios administrativos, juego de pelota maya, un observatorio astronómico, una acrópolis que servía como centro residencial y control político de los reyes. Además, se conoce la existencia de un cenote sagrado y se cree que está sumergido un caballo de piedra tallado por artesanos itzaes para el conquistador Hernán Cortés.

Leave a Reply