Foto: Prensa Libre

Para cada navidad y fin de año, inicia también la época de la pirotecnia. Cientos de comerciantes dedicados a estos productos con pólvora ofrecen sus productos para que los guatemaltecos llenen el cielo con luces durante la noche. Además del considerable daño ambiental que estos generan, las autoridades han notado una nueva preocupación con la aparición de un nuevo producto.

Se trata de pirotecnia empaquetada con la apariencia de dulces, cervezas, gaseosas o sopas instantáneas. Estas habían sido producidas y vendidas por comerciantes informales. Sus costos tornan entre los Q30 y Q75, pero no contienen alimento dentro, sino peligrosas cantidades de pólvora que, mal guardada o vendida erróneamente, puede causar un accidente.

Foto: Prensa Libre

Autoridades de la Dirección de Atención al Consumidor (DIACO) han sido alertadas de la situación. Por otro lado, la Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas (CGAB) denunció el uso de marcas registradas para ser usadas como fuegos artificiales. El director ejecutivo de esta entidad, Enrique Lacs, menciona a Prensa Libre que la venta de pirotecnia con empaques que simulan productos de marcas registradas no solo afecta a esas compañías, sino pone en riesgo a niños y adolescentes, en su mayoría, que podrían consumirlos pensando que son alimentos o golosinas.

Al confundir un bombón con la pirotecnia podría causar irritaciones en las vías respiratorias y digestivas, dañando pulmones, riñones o el hígado. Carlos Vásquez, vocero de la DIACO, mencionó al medio de comunicación que el mercado informal ingresa productos pirata, que no tiene ninguna etiqueta del fabricante, y los venden sin emitir factura.

Con información de Prensa Libre.

Leave a Reply