Durante la Copa Mundial de Fútbol Qatar 2022 se ha vivido una revolución tecnológica. La edición de este año ha sido la que más ha involucrado a dispositivos para mejorar la justicia, arbitraje y visualización de cada jugada con ayuda de la Inteligencia Artificial (IA).

La IA es una de las tecnologías con mayor proyección de crecimiento económico. De acuerdo con datos de Statista, el valor de la inteligencia artificial podría superar los USD 100.000 millones para el 2025. La inteligencia artificial, es  un concepto paraguas que abarca cualquier tecnología que permite a las computadoras imitar habilidades humanas. Es la combinación de algoritmos planteados con el propósito de crear máquinas que presenten las mismas capacidades que una persona, a través de la abstracción y procesamiento de datos.

La IA está contribuyendo a tomar decisiones con mayor rapidez y precisión, pero es importante resaltar que no busca suplir el trabajo de los humanos, sino agilizarlo y obtener mayor y mejor data”, enfatizó Marco Sáenz, Director de Centroamérica y el Caribe en KIO Networks.

Qatar 2022 ha renovado el fútbol con el sistema de detección de offsides mediante la inteligencia artificial. El principal objetivo de esta tecnología es mejorar los tiempos de respuesta en jugadas muy puntuales. Esta tecnología permite tomar decisiones más rápidas, precisas y confiables, a través de un sistema que incluye 12 cámaras instaladas bajo los techos de los estadios que captan los movimientos de la pelota, para luego avisar al VAR.

El Limb Tracker, otra innovación que funciona con IA, marcará hasta 29 puntos corporales de cada deportista, 50 veces por segundo, lo que será de gran utilidad para prevenir y corregir errores. De esta manera, la posición de cada futbolista se determina más eficazmente, incluidas las extremidades de su cuerpo que hacen una gran diferencia al momento de reconocer un offside.

También, está la pelota oficial Al-Rihla. En su interior contiene una unidad de medición inercial, es decir un chip que envía datos con una frecuencia de 500 veces por segundo a la sala de video, donde se usa el VAR. Este es un sistema controlado por una inteligencia artificial, que permite determinar el preciso momento en que los jugadores patean la pelota, en una jugada donde pueda haber posición adelantada. Después, los datos generados por las cámaras y el balón, se utilizan para crear animaciones automatizadas, que son las que se reproducen en las pantallas y retransmisiones en televisión. Esta nueva tecnología promete revolucionar el arbitraje.

La inteligencia artificial también ha ayudado a las autoridades de Qatar para poder evitar actos delictivos. Existen pantallas de monitoreo a través de 200 mil unidades integradas, así como 22 mil cámaras de seguridad distribuidas en los estadios. Estos cuentan con un sistema de reconocimiento facial para ver cada uno de los 80 mil aficionados que asistan a la final del torneo, el próximo 18 de diciembre, por ejemplo. Los encargados de este centro de control son expertos en seguridad cibernética, antiterrorismo y transporte.

“Sin duda, estamos viviendo el enorme crecimiento de la inteligencia artificial y la adopción de esta en distintos ámbitos; y la industria deportiva no es la excepción. Esta tecnología está siendo una de las mayores innovaciones de este mundial y no cabe duda que marcará un antes y un después en el mundo del fútbol” expresó Marco Sáenz, Director de Centroamérica y el Caribe en KIO Networks.

Leave a Reply